Espina bífida y medicamento para la epilepsia



Notice: Undefined variable: content_end in C:\inetpub\vhosts\saludreproductiva.org\httpdocs\wp-content\plugins\all-in-one-adsense-and-ypn\all-in-one-adsense-and-ypn.php on line 601

Si se toma durante el embarazo, un medicamento común para la epilepsia podría aumentar el riesgo de espina bífida

Pero el riesgo absoluto de Tegretol es pequeño, anotan investigadores

Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_106275.html (*estas noticias no estarán disponibles después del 03/03/2011)

Traducido del inglés: Viernes, 3 de diciembre, 2010

Temas relacionados en MedlinePlus

VIERNES, 3 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) — Las mujeres embarazadas que sufren de epilepsia y toman carbamazepina (Tegretol) para controlar las convulsiones podrían tener un riesgo ligeramente mayor de dar a luz un bebé con espina bífida, encuentra un estudio reciente.

La espina bífida es una afección en que los huesos de la espina dorsal no se cierran, pero la espina dorsal sigue en su sitio. Por lo general, la piel cubre el defecto. La mayoría de niños necesitan tratamiento de por vida para los problemas que surgen del daño a la espina dorsal y los nervios de la espina.

“Para las mujeres que sufren de epilepsia, el control de las convulsiones durante el embarazo es muy importante”, aseguró la investigadora líder Lolkje de Jong-van den Berg, de la división de farmacia de la Universidad de Groninga, en los Países Bajos. “Nuestro estudio puede ayudar en decisiones sobre si la carbamazepina debe ser la opción farmacológica durante el embarazo”.

Sin embargo, la mejor opción sobre el tratamiento sólo puede ser elegida de forma individual entre la mujer y su neurólogo antes del embarazo, sopesando los beneficios del control de la epilepsia contra el riesgo de defectos del nacimiento, señaló de Jong-van den Berg.

El informe aparece en la edición en línea del 3 de diciembre de la revista BMJ.

Para el estudio, el equipo de de Jong-van den Berg revisó la investigación existente para determinar el riesgo de defectos de nacimiento entre las mujeres que toman Tegretol.

Los investigadores encontraron que los bebés de mujeres que tomaban Tegretol tenían 2.6 veces más probabilidades de sufrir de espina bífida, en comparación con las mujeres que no tomaban el fármaco antiepiléptico.

Sin embargo, el riesgo asociado con Tegretol fue inferior al asociado con otro antiepiléptico, el ácido valproico (Depakene).

De hecho, el Tegretol era menos arriesgado que el ácido valproico cuando se trataba de otros defectos congénitos como la hipospadias, en que la apertura urinaria de un bebé de sexo masculino se desarrolla en un lugar inadecuado del pene o el escroto.

“La carbamazepina se relaciona específicamente con un mayor riesgo de espina bífida”, apuntó de Jong-van den Berg. “Pero hay que tener en cuenta que el riesgo absoluto es pequeño”.

Cuando se tomaba Tegretol en el primer trimestre, el riesgo general de una malformación mayor era de 3.3 por ciento, reportaron los autores del estudio.

El mismo grupo de investigadores encontró en otro estudio, que fue publicado este año en la revista New England Journal of Medicine, que las mujeres que tomaban ácido valproico tenían seis veces más probabilidades de dar a luz un bebé con espina bífida y siete veces más probabilidades de un bebé con hipospadias, en comparación con las mujeres que usaban otros fármacos antiepilépticos.

Los investigadores concurren con una recomendación de la Academia Estadounidense de Neurología (American Academy of Neurology) de que, si es posible, el ácido valproico debe evitarse durante el embarazo.

El Dr. Orrin Devinsky, director del Centro de Epilepsia del Centro Médico Langone de la NYU, advirtió que “estos medicamentos representan un riesgo para las mujeres en edad fértil”.

Las mujeres deben equilibrar el riesgo y el beneficio de estos fármacos, explicó. Las mujeres que sufren de epilepsia deben seguir tomando antiepilépticos durante el embarazo, apuntó Devinsky.

“El riesgo de sufrir convulsiones ellas mismas, y potencialmente el feto, es mayor que el riesgo de los antiepilépticos”, añadió.

Hay medicamentos alternativos, específicamente lamotrigina (Lamictal) y levetiracetam (Keppra). Sin embargo, hay pocos datos sobre cualquier peligro asociado con estos fármacos durante el embarazo, anotó Devinsky.

Otro experto, el Dr. Kimford Meador, profesor de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Emory, dijo que las mujeres deben conocer los riesgos asociados con Tegretol.

“Si una mujer que potencialmente va a tener hijos recibe una receta para este fármaco, en ese momento hay que tener esa conversación”, aconsejó.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Lolkje de Jong-van den Berg, Ph.D., Pharm.D., Division of Pharmacy, University of Groningen, the Netherlands; Orrin Devinsky M.D., director, Epilepsy Center, NYU Langone Medical Center, and professor, neurology, neurosurgery and psychiatry, New York University School of Medicine, New York City; Kimford Meador, M.D., professor, neurology, Emory University School of Medicine, Atlanta; Dec. 3, 2010, BMJ, online

 

No se aceptan comentarios por el momento.